McIntosh MA352

Al leer la hoja técnica del amplificador McIntosh MA352, uno podría temer que escuchar se caracterice por una avalancha de decibelios que devasta todo a su paso. Quienes conocen los amplificadores de la marca estadounidense saben que estos no es así.

El poder de amplificación del MA352 está perfectamente dominado y domesticado al servicio de la música. Ella se expresa con autoridad cuando la canción lo exige, pero nunca aplasta al oyente.

Este amplificador le permite sentir completamente la música, expresando libremente su dinámica y toda su energía, pero también sus sutilezas y sus matices más diminutos.

Amplitud del escenario sonoro, equilibrio de registros, corrección del timbre, impacto de los graves, claridad de los agudos: el amplificador McIntosh MA352 combina todas estas cualidades con facilidad, sea cual sea el estilo de música que se escuche.

Los altavoces   están en sintonía, con precisión y vitalizando la música.

Nos cautiva desde los primeros segundos la precisión y el realismo de la reproducción. La línea de bajo, aunque delicada, se despliega ante nosotros con gran credibilidad. Escuchamos y sentimos incluso la más mínima vibración de las cuerdas. Los chasquidos de los dedos a ambos lados de la habitación son muy ciertos. La voz del artista está perfectamente sincronizada, la batería que suena en el fondo también es muy realista. Con los ojos cerrados, juraría que el artista y sus músicos están con nosotros en la sala.

El amplificador McIntosh MA352 extrae toda la esencia la música y nos lo entrega con suavidad, energía y precisión. Es una delicia.

Logra expresar con intensidad toda la emoción de esta partitura orquestal. La fraseología delicada y a veces aterradora del piano y los violines nos atraviesa, la energía del metal y las percusiones nos lleva, haciéndonos revivir con emoción los aspectos más destacados.

Las diferencias dinámicas son fabulosas, sin ninguna agresividad.

McIntosh MA352: conclusión

El amplificador McIntosh MA352 nos ganó con su presentación general y su capacidad para dar vida a la música. La “calidez” de los tubos y su capacidad para hacer que aparezcan voces e instrumentos frente al oyente ayudan a generar muchas emociones al escuchar.

Usando su potencia y energía sabiamente, este amplificador es dinámico, preciso y delicado. Es capaz de explotar todas las cualidades de los altavoces asociados con él siempre que se tenga cuidado de colocarlos correctamente en la sala. El escenario sonoro es espacioso y aireado, el timbre de gran precisión, con material. Todo parece fluido y natural.

 

Nos ha gustado

  • Dinamismo y poder bien explotados
  • La riqueza de los sellos
  • Su suavidad y su sentido del matiz.
  • Su habilidad para darle vida a la música.
  • Diseño icónico

Nos hubiera gustado

  • DAC integrado y entradas digitales

 

Son & Video

 

 

Este sitio usa cookies para una mejor experiencia de navegación. Para continuar navegando debes aceptar su uso.